BIM – un reto inminente para la empresa española (III)

Cuando el Ministerio de Fomento hizo pública su intención de apostar por BIM mucha gente nos preguntamos cuál sería el precio a pagar y si realmente sería beneficioso implantarlo en nuestras compañías. He buscado estadísticas concretas de empresas/países donde BIM ha sido implantado y el resultado obtenido por ellas es sorprendente.

Precio a pagar por BIM
La implantación de BIM en el sector de la construcción no va a ser un camino fácil, los desafíos que enumerábamos en el artículo anterior llevaran consigo un gasto en tiempo y en dinero del que no se percibirá una rentabilidad inmediata, sin embargo a medio plazo estoy convencido de que se descubrirá todo lo que BIM aporta a la empresa española y lo necesario que realmente era. Necesario no solo porque laboralmente vaya a proporcionar una mejora en la gestión y en la forma de compartir la información entre las distintas partes que trabajan en un proyecto, también porque la empresa española es un referente a nivel internacional (en el sector de la construcción), y no se puede permitir el lujo de perder este posicionamiento en favor de otros países que ya llevan ventaja en la modernización de sus sistemas de trabajo.

Pequeñas, medianas y grandes empresas deberán cambiar sus metodologías de trabajo para instaurar una nueva forma que permita absorber de forma útil las nuevas tecnologías y softwares que hay en el mercado. Así como la pequeña empresa parte con cierta desventaja en cuando a su capacidad económica y de mano de obra para absorber todos estos cambios, a nivel organizacional y de proyecto le será más sencillo adaptarse.

Del mismo modo, las empresas deberán capacitar a sus trabajadores para que estén preparados para el cambio. No es necesario que el 100% de la plantilla reciba formación, pero si sería óptimo que una parte de ésta lo haga. Igualmente debería plantearse que algunas personas sean responsables del desarrollo, actualización y formación interna en prácticas BIM. Esto hará que de una forma gradual, BIM pase a formar parte de lo cotidiano.

Beneficios de BIM
Los beneficios que BIM aportará a la empresa pueden medirse en términos cuantitativos o cualitativos.
En términos cualitativos, BIM ayudara a mejorar la calidad del producto final, la comunicación y compartición de datos entre las distintas partes que participan en el proyecto, la productividad, las estrategias de proyecto y a entender diferentes aspectos que antes parecían más complicados o solo al alcance de algunos pocos miembros del equipo de proyecto (planificación, control de costes, análisis de riesgos o reclamaciones)…en definitiva hará más fácil el día a día del proyecto, lo que se traduce en un ahorro considerable de tiempo. BIM ayudará a que la industria de la construcción en España se mantenga a la vanguardia de los estándares internacionales en el sector.

En términos cuantitativos, podemos echar un vistazo a las estadísticas que están al alcance de todos en internet. Basta solo con mirar algunos ejemplos de proyectos en Estados Unidos o Reino Unido para ver que el porcentaje de ahorro en tiempo y dinero es alto debido a la mejor gestión de riesgos y al mayor entendimiento del proyecto en sus fases más críticas.

Por ejemplo, en la Universidad de Portland han estimado un ahorro de 10 millones de dólares, de un presupuesto de 295, gracias al uso de BIM en la construcción de un edificio singular para el departamento de ciencias. Debido a la complejidad del diseño del edificio se usaron modelos 3D para comunicar la forma de actuar en cada etapa de construcción, además de mantener un control documental y de compartición de archivos totalmente digital entre los 28 equipos que conformaron el proyecto.También Dinamarca ha estimado que los costes se han reducido una media de un 7% gracias al uso digital de plataformas de comunicación que permiten que la interacción entre los miembros del equipo sea más rápida y accesible.

Giel, Isssa & Olbina, en su artículo “Return on investement analysis of building information modelling in construction”, compara 2 proyectos de tamaños muy diferentes, llegando a la conclusión de que gracias a la implantación de BIM se redujo el tiempo de ejecución y el coste de órdenes de cambio en ambos casos.

Merecerá la pena
Lo cierto es que esta pregunta no encontrará respuesta hasta pasados unos años pero, a priori, si nos dijeran que vamos a realizar nuestros proyectos en un entorno digital, con menos papel, en menos tiempo, con menos coste y menos errores… ¿Quién sería capaz de decir que el esfuerzo no merecerá la pena?

La empresa americana Holder Construction tiene una base de datos pública donde mide los beneficios económicos y la inversión que han tenido que hacer en BIM en cada proyecto. Un ejemplo de ellos sería la siguiente tabla:

Source: Azhar et al., 2008

Incluso en aquellos proyectos donde por su tamaño el beneficio económico no es tan grande como en grandes y complejos, el simple hecho de ahorrar tiempo en la resolución de dudas técnicas, órdenes de cambio y reducir los posibles retrasos mejorando la gestión de riesgos, hace que merezca la pena invertir en BIM. Viendo estos datos quizás la pregunta a hacerse no es si BIM merecerá la pena si no: ¿Pueden las empresas españolas permitirse el lujo de no adoptar BIM?

Celestino Moreno Fernández – Consultant, Kingsfield Planning

2018-11-26T14:48:03+00:00